Easter Island

una tierra de misterios y raíces étnicas

El ombligo del mundo. Piénsalo un momento. Una silenciosa conexión a tierra, en medio de la gran extensión del Océano Pacífico. Aguas tibias limpian las costas de la isla, casi besando los pies de los estoicos Moais, antiguos guardianes de las tradiciones sagradas. Bienvenido a Rapa Nui.


Rapa Nui, llamado Isla de Pascua por navegantes europeos en el siglo 18, es una de las islas más aisladas en el mundo. Es una isla volcánica compuesta por tres volcanes extinguidos. Los paisajes son desnudos y seductores, y las sublimes playas en toda la isla llaman a uno hacia un sereno arrullo.

Personas de origen polinésico han vivido en la isla por más de mil años. Tuvieron una vida de prosperidad por mucho tiempo, con una población máxima de aproximadamente 15.000 personas en un momento. Una serie de factores resultaron en degradación medioambiental, y finalmente, el encuentro con los europeos redujo aún más la población nativa. De todas formas, hoy la isla goza de una comunidad pequeña pero estable de unas 6.000 personas.

Las antiguas tradiciones culturales de los Rapa Nui están llenas de cuentos para fascinarte por una vida entere. La principal evidencia de esto son los abundantes Moais en la isla, formidables esculturas de piedra, todos mirando tierra-adentro, manteniendo con vida los linajes ancestrales de la isla.

Dada la ubicación de la isla, obviamente existe una amplia gama de comida de mar, la cual incluye deliciosos bistecs de atún junto con muchas otras maravillas. Además de esto, también hay mucha variedad de oportunidades culinarias con un rango completo de precios y ubicaciones.

Por supuesto que van a querer disfrutar algún espectáculo una noche (o más) demostrando los bailes tradicionales Rapa Nui. Fuertes hombres y sensuales mujeres saltarán, mecerán y cantarán, invocando las memorias de generaciones de generaciones hasta sus raíces Polinésicas. Sin duda, uno no debiese dejar la isla sin haber tenido esta experiencia.

Los nativos de la isla dicen que Makemake, mitad hombre, mitad ave, creador de la humanidad, nació de una calavera que llegó a la isla por el mar. A continuación, el invitaría también a la isla centenas de aves marinos. Como tal ave migratoria, puede que te sientas inexplicablemente atraída a la isla. Tal vez el ombligo del mundo es justo el lugar para reconectarte en este momento…