Torres del Paine

belleza y naturaleza en el fin del mundo

No es necesario explicarlo. Una vez que has visto una imagen de Torres del Paine, inmediatamente sabes por qué quieres ir. Estos son los últimos trozos de tierra descubiertos después de la última era de hielo. Cima filudas y escarpadas llenas de lagos glaciales con aguas verdes, y todo esto rodeado por la inmensa estepa patagónica. Es posible que este sea el lugar más imponente que visites en tu vida.


El terreno es ventoso y duro, pero tu premio será ver muchos guanacos, zorros, ñandúes y por supuesto, cóndores. Tampoco son escasos los pumas por estos lados. Ni tampoco lo son una gran variedad de aves migratorias y no-migratorias – suficiente para engordar la lista de cualquier observador de aves.

Este increíble parque nacional fue designado como tal en 1959, y luego se le donaron 12,000 hectáreas privadas en 1977. En 1978 este lugar fue declarado como Reserva de Biósfera por la UNESCO, así garantizando que recibiría mayor protección para siempre.

Naturalmente, Torres del Paine es un importante núcleo para escaladores, campistas, mochileros, caminantes, observadores de aves, pescadores y amantes de la naturaleza de todo tipo, y de todas partes del mundo. Se mezclan y comparten consejos en las variadas opciones de alojamiento que están disponibles, desde carpas en la intemperie a opciones de turismo aventuro lujoso de cinco estrellas. Hasta hay unas yurtas muy bonitas para el rango medio.

Siendo el destino turístico que es, obviamente quedarás deleitada por la amplia gama de opciones culinarias que se encuentran en la zona, pero recuérdate: estás en Patagonia. Sería un error irse sin haber hincado el diente en un cordero asado cocinado lentamente sobre una cama de brasas calientes.

Hace tiempo, los indígenas Kaweqar o Alacalufe habitaban esta zona, donde cazaban guanacos y prosperaron en la abundancia de mariscos disponibles. Hoy, no verás muchos de ellos. Frente a las presiones de la modernidad su forma de vida ha básicamente desaparecido. La ecología de esta zona también es muy susceptible a fuerzas externas. Demasiados incendios forestales han quemado aquí en los últimos 20 años, en el proceso destruyendo grandes trozos de tierra que probablemente nunca recuperarán. Recuerda durante tu estadía en Torres del Paine que estas obras monumentales de la naturaleza pueden perderse frente a comportamientos irresponsables. Por favor, respeta esta tierra, y sin duda que tendrás una de las experiencias más increíbles de tu vida.

Tours Relacionados