Santiago

una ciudad de experiencias culturales y culinarias a los pies de los Andes

Anidado en el centro geopolítico del país de Chile está la vibrante, emocionante e impaciente ciudad de Santiago. Una vez considerada como un paradero inconveniente entre un lugar y otro, hoy Santiago es un destino turístico propio.


Santiago está ubicado en la parte central de Chile, específicamente la Región Metropolitana, donde el clima de valle Mediterráneo implica inviernos cortos y veranos largos y calurosos. Cuatro marcadas temporadas hacen bastante fácil predecir que vestuario necesitarás, aún que días soleados no son inusuales ni en pleno invierno.

Existe evidencia de culturas indígenas presentes en este valle desde hace miles de años, incluyendo los Incas hasta el período español. En 1541 Pedro de Valdivia fundó la ciudad conocida como Santiago de la Nueva Extremadura. Desde entonces, ha crecido y prosperado hasta transformarse en la joya andina que es hoy.

Como parte de su crecimiento moderno, Santiago se ha llenado de experiencias culturales y artísticas por tener. Desde sus variados museos (arte contemporáneo, historia de Chile, etc.) a sus centros culturales Gabriela Mistral y La Moneda, Santiago lo tiene todo. Tanto la sencilla feria artesanal de Santa Lucía como la más exclusiva (pero absolutamente hogareña) aldea artesanal Los Domínicos, son lugares increíbles para comprar productos locales. Además, hay múltiples malls de alta categoría (Alto Las Condes, Costanera Center) que ofrecen mucha posibilidad de shopping.

No se te olvide comer un desayuno liviano, ya que seguro que vas a querer experimentar las variadas experiencias culinarias que te esperan en Santiago. ¿Contundentes sándwiches chilenos? ¿Comida vegetariana de primera? ¿Asado tipo Patagón? ¿Cenas elegantes y sabrosas? Todas estas posibilidades y muchas más existen para agradar tu paladar en Santiago, junto con un set de cocina internacional emergente muy prometedor.

Las Fiestas Patrias del 18 y 19 de septiembre, con sus días de fin de semana adjuntos, son una buena época para visitar Santiago ya que el clima está soleado y vigorizante y las múltiples fondas te dejarán con la panza llenita y tus pies zapateando al ritmo de los bailes chilenos. El año nuevo también es un feriado emocionante en la ciudad con sus múltiples exhibiciones pirotécnicas y las imparables fiestas de toda la noche. Pero en verdad, siempre es buen momento para venir a visitar.

Hay muchos cuentos antiguos de poesía y sufrimiento, de esperanza y optimismo, en las calles de Santiago. Entrelazadas en la tela de la capital radiante de Chile están los cantos del pueblo chileno y su historia. Absórbelo todo acompañados por una copa de carmenere chileno – ¿Quién sabe dónde puede terminar la noche?