fbpx
TEMPLATE USED:
pageid: 8732

Pasando un día en una estancia patagónica tradicional

abril 3, 2019

Uno de los legados más duraderos de la Patagonia son las estancias: vastas haciendas de pampas pobladas por enormes rebaños de ovejas y algunos gauchos, que una vez al año viajan a caballo por esos miles de kilómetros para juntar las ovejas. Las ovejas son llevadas de vuelta a la hacienda principal, donde son esquiladas, cosechando su lana de alta calidad que en el pasado fue enviada a Europa para vestir a los ricos, y luego vuelven a ser liberadas por un año más debajo los interminables cielos patagónicos.

 

La cultura de la Estancia en la región comenzó a fines del siglo XIX, cuando inmigrantes de Europa y del norte de la Patagonia (es decir de Chiloé) llegaron al extremo sur. Al principio, el dinero estaba en la exportación de lana, particularmente de la lujosa variedad Merino, que es suave y sedosa, pero luego cambió a la venta de carne cuando se inventaron los sistemas de refrigeración. La introducción de las ovejas a los campos abiertos de la Patagonia y el establecimiento del sistema de las estancias cambiaron profundamente el paisaje natural, cultural y económico del territorio: alterando hábitats, desarraigando especies nativas y trayendo riqueza a la región.

Hoy en día, muchas estancias siguen operativas, pero muchas también se han reducido o adaptado a los tiempos para llegar a fin de mes y para reparar el daño ambiental causado en el pasado. Una de estas estancias, que ha devuelto la mayoría de sus 19,000 acres (aprox. 7690 hectáreas) a la vida silvestre nativa (solo se usan 2,600 acres (aprox. 1050 hectáreas) para el ganado), disminuyó significativamente el tamaño de su rebaño de las decenas de miles a solo 1,300, y creó oportunidades para los turistas para visitar y aprender más sobre el estilo de vida de la estancia, es la Estancia La Península, ubicada en las orillas del fiordo Última Esperanza en la Patagonia chilena.

* * *

El viento en esta parte del mundo es un enemigo notorio y brutal, y todo aquí tiene que trabajar alrededor de él, incluyendo mi agenda. Mi viaje de un día a la estancia, a la que solo se puede acceder en bote, se canceló a principios de semana porque el viento era demasiado fuerte como para subir en el fiordo en bote. El viento (“viento del oeste”) sopla tan fuerte y durante tanto tiempo, que si el capitán del barco no siente que es seguro, no va a ir. Entonces cuando hay mal tiempo, la Estancia La Península, en su costa rocosa más arriba del fiordo, está completamente aislada del mundo exterior. Hay un cierto romanticismo y atractivo en eso. El viento en cambio no lo necesitaría para vivir: salgo un minuto fuera y mi cara está descarnada y helada hasta los huesos.

Pero no importa: mi viaje había sido reprogramado más tarde en la semana y finalmente llegó el día. Amanece nítido y claro: un día tan perfecto como el que se puede tener en Puerto Natales. El agua del canal es de un azul celeste con efecto espejo, que se extiende suavemente en las orillas. El sol brilla, calentando el muelle en el que estoy parado mientras espero de abordar el barco que me llevará a la estancia. En el horizonte puedo ver montañas cubiertas de nieve. El día es precioso; la perfección absoluta.

 

 

Nuestro grupo, una familia de vacaciones, una pareja, un voluntario que viviría en la estancia la próxima semana, y yo, el eterno viajero solitario, abordamos el barco y partimos. En el camino, nuestro guía nos muestra diferentes puntos de referencia, como una isla en la que antes se podían ver los guanacos, lo que sirvió como un marcador para los navegantes de la época. A medida que entramos a los fiordos, el paisaje en la costa comienza a cambiar de las montuosas praderas de la Patagonia a las grandes colinas rocosas, y en frente del barco podemos ver cada vez más cerca las montañas nevadas que hemos visto desde la ciudad. Un par de delfines curiosos nada brevemente junto al barco. Y finalmente, en la otra orilla, vemos un pequeño grupo de edificios rojos con el muelle que se eleva sobre el agua: Estancia La Península.

Estancia La Península fue fundada a fines del siglo XIX por la famosa familia MacLean, pero ha cambiado su modelo al incorporar el turismo en sus actividades. Para ello, asignaron la mayor parte de sus tierras para fines de conservación y crearon rutas de senderismo y paseos a caballo para que los visitantes exploren las tierras de la estancia. Su rebaño ahora solo consiste en ovejas merinas, que producen una lana de muy alta calidad. Esta subespecie de ovejas era originaria de España, pero la variedad moderna, tal como la conocemos hoy, se domesticó en Australia y Nueva Zelanda. Pero si bien algunas cosas han cambiado, muchos aspectos de la vida en la estancia son tal como lo eran en el pasado: el entrenamiento y el uso de los perros pastores de Magallanes, montar a caballo y usar caballos blancos criollos, contratar arrieros/gauchos locales y utilizando equipamientos tradicionales.

* * *

Después de desembarcar, nuestro grupo se dirige a la casa principal de la estancia: un edificio moderno con un estilo tradicional de hacienda, con grandes ventanales que miran hacia el agua y las montañas. Nos sirven café y sopaipillas calientes mientras el grupo se conoce un poco mejor: todos venimos de distintas partes y es muy agradable conocer gente nueva y escuchar sus historias mientras viajan. Después de dejar nuestras cosas, nos dirigimos a la cuadra que queda a una corta distancia a pie, para encontrarnos con nuestros caballos y equipo. En el camino, nos encontramos con un ternero adorable que está criado con biberón por un trabajador de la estancia; nos cuentan que el ternero perdió a su madre y ahora lo cuidan aquí en la estancia.

 

 

Pero mi atención está llamada por los caballos blancos y majestuosos que nos esperan. Los caballos aquí en la estancia son todos más viejos, se compraron en diferentes estancias y se trajeron aquí para un retiro fácil de paseos tranquilos con turistas y al galope en los campos vastos y abiertos.

Después de obtener nuestro equipo, nos ayudan a subir a nuestro caballo respectivo. Ya que tengo experiencia en equitación, me dan uno de los caballos más tercos que inmediatamente trata de ver como se puede salir con la suya: bajar su cabeza para comer pasto, no responder a mis patadas leves y señales de girar o detenerse. Los gauchos nos dicen que enseguida los caballos nos probarán para determinar si nos respetan o no, por lo que es importante ser firme y fuerte con el caballo para mostrarle quién es el jefe, quién manda. Así que mantengo un agarre firme en las riendas y me esfuerzo por ser enérgico con este obstinado caballo que no quiere cooperar.

Después de que todos montaron y se pusieron más cómodos con sus caballos en el corral, nos llevan por un sendero, con las montañas a nuestra izquierda y el agua a nuestra derecha. Mi caballo aún se tensa en las riendas y está constantemente tratando de entrar en un trote o galope, pero lo mantengo caminando lento para poder apreciar los paisajes impresionantes, el aire fresco y el sol, y hablar con mis compañeros.

El camino pasa por una parte de la estancia donde hay muchos tipos diferentes de aves marinos y terrestres, así como liebres. Después de caminar a lo largo de la costa por un tiempo, comenzamos a caminar hacia las colinas y entrar en un bosque de árboles atrofiados que han sido moldeados por el viento. Los caballos se dirigen hábilmente por un sendero fangoso a lo largo de las laderas empinadas, pero nunca vacilan. Finalmente, el camino se allana y luego pasa por una cresta final a una cima ventosa que domina la estancia, los fiordos y las montañas. Es una de las mejores vistas que he tenido en mi vida.

 

 

Después de detenernos unos minutos para disfrutar de la vista y tomar fotografías, bajamos por el otro lado de las colinas hasta la orilla, donde nos detenemos en un banco. Nos cuentan que aquí los arqueólogos encontraron evidencia de tribus nativas que vivían, pescaban y recolectaban alimentos; también hay varias cuevas más en el interior del país, que se pueden alcanzar en una caminata de dos días, donde se encontraron otros artefactos de las tribus. Luego nos devolvemos a lo largo de la costa, cruzando pequeños estrenos, observando pájaros salir volando y tomando el sol. En algunos tramos amplios a lo largo del camino, dejé que mi caballo hiciera un trote para desahogarse y disfrutar del paseo. Parece que ahora, finalmente, cuando nuestro tiempo juntos está llegando a su fin, mi caballo y yo hemos llegado a un acuerdo de respeto. Él está respondiendo mejor a mis señales e instrucciones y, al hacerlo, siento que me ha considerado digno. Es una buena sensación, y he disfrutado enormemente haber sido desafiado y puesto a prueba.

Después de bajar de los caballos y entregarlos a los gauchos para que puedan ir a disfrutar el resto de su tarde libre de trabajo, regresamos a la casa principal para limpiarnos y esperar lo que vendrá a continuación: un auténtico asado patagónico. Un asado tradicional en la Patagonia usa cordero, cual después de ser sacrificado y desollado, se corta sobre carbón caliente y se cocina a fuego lento hasta que la carne esté tierno. Habíamos visto nuestro almuerzo asado antes y ahora el cordero había sido trasladado a la parrilla en frente de la casa principal para que pudiéramos ver cómo lo sacaban y lo cortaban. Pero mientras esperamos, nos dan cervezas locales frías y nos sentamos en la terraza a la luz del sol. El viento agita el pasto. La gente habla y ríe a mi alrededor. Escucho el agua del canal que se estrella suavemente en las orillas cercanas. La cerveza fría en mi mano sabe a cielo. Así es como se siente la felicidad pura.

 

 

Luego se saca el cordero y se corta, y entramos para un banquete patagónico: cordero, papas al horno, ensalada y vino tinto. Todo sabe delicioso y por las ventanas vemos a los caballos volver a pastar. Me lleno de comida y disfruto generosamente del vino, terminando la comida aturdido y contento. Pero no hay tiempo para relajarse: aún hay más por venir.

Afuera, un pequeño rebaño de ovejas es dirigido por un par de perros pastores para demostrarnos su habilidad y agilidad. Es realmente sorprendente lo inteligentes y bien entrenados que están: los perros responden a una amplia variedad de órdenes de forma rápida y sencilla, haciendo que las ovejas formen círculos o se dividan en grupos más pequeños. Aunque uno de ellos, nos cuentan los trabajadores de la estancia riendose, es un poco lento y torpe, pero su corazón está en el lugar correcto! Todos nos reímos y estamos de acuerdo en que él es un muy buen chico.

Luego caminamos hacia un granero cercano donde nuestro guía nos cuenta sobre la esquila de ovejas en la estancia. Grandes pilas de lana merino están apiladas en las esquinas y pasamos los dedos por los suaves rizos con olor a tierra. Luego se nos muestran las diferentes herramientas de corte que se utilizan para la esquila y cómo se configura el establo: las ovejas que esperan ser esquiladas están en un área cerrada en la parte de atrás antes de pasar a través de un pasillo cerrado de madera hasta la estación de la esquila. Cuando terminan, pasan por otra puerta y son liberados en un campo estacado detrás del establo para ser monitoreados y ajustarse a la sensación de no tener su abrigo completo.

Se nos dice que los esquiladores maestros pueden esquilar una oveja en un par de minutos y que, si bien el personal de una estancia sabe cómo esquilar la oveja, los verdaderos expertos son esquiladores nómadas, quienes, durante la temporada de esquila, pasan meses a la vez en el camino que va de estancia en estancia esquilando sus rebaños.

Para demostrarlo, se trae una oveja y el esquilador nos muestra el método correcto para esquilar. Las ovejas luchan y patean, por lo que muestra una verdadera habilidad de que un buen esquilador puede pasar por cientos de ovejas asustadas en un día y no cortarlas ni dañar la lana.

Estancia la Peninsula

 

El día está a punto de terminar; tendremos que volver al barco pronto para volver al continente. Pero hay una última sorpresa primero: una sorpresa linda y suave. Seguimos al personal subiendo una pequeña colina, y cuando aparece la cima, también lo hace un pequeño grupo de adorables perros pastores y un cordero joven, corriendo hacia nosotros. Todos en nuestro grupo explotan instantáneamente en chillidos de encanto y “awwww´s!” y se caen al suelo para abrazarlos y acariciarlos. La siguiente media hora transcurre en una mezcla borrosa de besos de cachorros, pequeños bichos de cordero y pura alegría.

Pero es hora de irse. Después de un café final y la despedida de aquellos que se quedan en la estancia por la noche, abordamos el bote y regresamos. Qué día tan maravilloso: aprendí todo sobre la vida en una estancia en la Patagonia, pude ver paisajes absolutamente impresionantes, me gané el respeto de un caballo firme, comí y bebí riquísimo y pude jugar con cachorros y corderos. Ya me siento con ganas de una futura visita a la Estancia La Península, y una vez más ser llevado por la vida de la estancia.

Al borde del mundo,
la aventura está esperando
Comenzar mi viaje