15 Hechos curiosos que no sabías de Chile

Una de las mejores cosas de viajar y visitar nuevos lugares, es que aprendes todo sobre lugares especiales e únicos, esto mismo sucede con Chile, hay cosas realmente interesantes sobre el país que te sorprenderán bastante. Aquí les dejamos  15 hechos curiosos que no sabían sobre Chile!.

1. Chile tiene la piscina más larga del mundo!, ubicada en la ciudad costera de Algarrobo,  que equivale a la longitud de 20 piscinas olímpicas y tiene 66 millones de litros de agua, convirtiéndola en un Record Guinness a nivel mundial.

 

Fuente: Camera Press

 

2. Con 4,270 km, Chiles es el segundo país más largo del mundo, superado por Brasil que cuenta con solo 95 kilómetros más.

Fuente: www.urcelay.cl

 

3. Chile tiene el pueblo más austral de mundo, Puerto William, aunque algunos argumentan que Ushuaia en el territorio Argentino debiese ser el pueblo más austral ya que Puerto William es una isla y no parte del continente.

 

4. La momia más antigua del mundo fue encontrada en Chile. Conocida como la momia Chinchorro, es un resto momificado de una persona de una antigua tribu  Chinchorro del Desierto de Atacama, que data entre los años 5050 y 3000 AC, lo que significa que la gente de Atacama, fueron momificados hasta 2.000 años antes que los egipcios!.

Fuente: www.chileantesdechile.cl

 

5. Chile es hogar de la torre más alta de Sur América, el Costanera Center. Ubicado en la ciudad de Santiago, el edificio tiene 64 pisos y  2 miradores en los últimos pisos para la observación de la ciudad y la Cordillera de los Andes, que los dejarán con la boca abierta!.

Fuente: Missionary Delivery

 

6. El Desierto de Atacama, ubicado en el norte del país, es considerado el desierto más árido del mundo, con un promedio anual de precipitaciones de solo 0,6 pulgadas al año.

 

7. Científicos han utilizado las duras condiciones del Desierto de Atacama para probar Mars Rovers, como terreno desértico y con condiciones volátiles se cree que el Desierto de Atacama simula la superficie de martes.

Fuente: eso.org

 

8. Se cree que el 90% del origen de las papas a nivel mundial son de la Isla de Chiloé, ubicada frente a la costa del Distrito de Lagos, incluso hoy en día son hogar de 286 variedades únicas de la papa chilota.

Fuente: Concha y Toro

 

9. Chile tiene uno de los únicos gobiernos del mundo que cuentan con un departamento oficial dedicado a la investigación de OVNIS (sí, como en el mundo alíen). Hablar de encuentros cercanos en el territorio chileno!.

10. Historias de sucesos en Chile han servido como modelo de inspiración en alguno de los grandes libros y creación de personajes de la literatura clásica. En la “Tempestad”, se cree que Shakespeare basó el personaje del Celibato en relatos de los nativos que vivían en Tierra del Fuego.  El barco ballenero de Essex, inspiro al Melville para escribir su película de “Moby Dick”, barco que fue hundido por una ballena en las costas chilenas, y los sobrevivientes fueron trasladados a la ciudad de Valparaíso.  Finalmente “Robinson Crusoe” fue basada en la historia de Alexander Selkirk, un marinero francés que pasó 4 años como naufrago en el Archipiélago de Juan Fernández.

11. El terremoto más grande del mundo es recordado en la ciudad de Valdivia en el año 1960, el cual registro 9.5 y en el que murieron alrededor de 1.000 habitantes.

Fuente: Npr.org

 

12. Aunque parecen muy similares, la bandera de Chile es 21 años mayor que la bandera de Texas de los Estados Unidos, que utilizan colores similares. En la bandera chilena, los colores y estrella simbolizan: azul – el cielo y el Océano Pacífico ; blanco – la nieve de la Cordillera de los Andes; la estrella – dirección y progreso; y el rojo – la sangre derramada en la lucha por la independencia.

Fuente: www.observador.cl

 

13. El árbol Alerce del sur de Chile puede vivir hasta 4.000 años!

14. Chile es el cuarto exportador de vino más grande a nivel mundial!.

 15. ¿De donde viene el nombre “Chile”? Algunos dicen que la palabra pudo haber venido de la palabra “chili· que utilizaba la comunidad indígena Mapuche,  que significaba “donde termina la tierra”, o también se comenta que podría haber estado basada en el canto de un ave nativa que suena como “cheele cheele”.

 

4 Senderos que puedes hacer en Patagonia que no son del circucito “W”

Si te gusta el trekking y piensas visitar la Patagonia algún día, lo más probable es que en tu lista de trekking se encuentre como primera opción el circuito de la W en Torres del Paine. Pero en los últimos años, con el aumento de visitas a Chile y a la Patagonia debido a sus senderos de clase mundial y variedad de trekkings, el circuito la “W” se ha convertido en hacinamiento y un lugar demasiado frecuentado durante los meses de temporada alta de diciembre a febrero. Para las personas que buscan viajar a la Patagonia, estar en contacto con la naturaleza y alejarse de las multitudes, la experiencia de estar aislado y solo puede ser arruinado por la cantidad de visitantes. Por suerte, existe un montón de otros senderos en la Patagonia, desde la zona norte en el distrito de lagos hasta las lejanas islas de Tierra del Fuego, que puede satisfacer sus ganas de aventura.

 

1.Dientes de Navarino – El circuito, se encuentra situado en la isla de Navarino en Tierra del Fuego y es llamado diente- por el aspecto de la cadena de la montaña de la isla. Es un circuito que no cuenta con infraestructura de rastro, por lo que los excursionistas deben traer todo su equipo de camping y senderismo, convirtiéndolo en un perfecto viaje de varios días para aficionados de actividades al aire libre. Cuatro días de duración y 53 kilómetros de pista accidentada y aislada, el camino pasa por valles, bosques Magallánicos subpolares, turberas, lagos y ríos, y finalmente se pueden observar los picos montañosos en el paso de Virginia el que consta de increíbles vistas hacia el canal Beagle y las montañas y fiordos de Tierra del Fuego y Cabo de Hornos. Para los excursionistas que disfrutan la naturaleza pura, y realizar recorridos que pocas personas han hecho antes, la caminata de Dientes es un gran reto.

Los hechos

Dónde: Isla Navarino, Tierra del Fuego, lado chileno

Duración: 53 kilómetros (aproximadamente 4 días)

Cuándo ir: noviembre a marzo

Nivel de dificultad: avanzado

Por qué hacer el viaje: hermosas vistas hacia fiordos y montañas, naturaleza virgen, aislada y desconocida para la mayoría de los visitantes de la Patagonia

 

 

2.Cerro Castillo – Los fanáticos del trekking Dientes de navarinos y de rutas de senderismo poco frecuentadas, les encantará este menos conocido pero espectacular trek de cuatro días en la región de Aysén. Cerro Castillo, llamado así por la formación de rocosa que marca el pico más alto de la Cordillera Central (2.320 metros) recién nombrado Parque Nacional tiene todas las atracciones de Torres del Paine, imponentes picos, extensos glaciares y hermosas vistas hacia lagos y pasos montañosos, pero sin multitudes. El sendero se puede acceder desde diferentes lugares, permitiendo excursiones de día, pero el estándar multi-día de rutas de senderismo es de aproximadamente 62 kilómetros (38,5 millas), el principal atractivo de la caminata comienza con una vista de la montaña sobre la brillante agua color turquesa de la Laguna Cerro Castillo. Aislado y con una infraestructura muy básica en los campings y a lo largo de la ruta, la caminata se recomienda definitivamente para excursionistas expertos que no les complique pasar muchos días solo en territorios más aislados. Pero las vistas, la tranquilidad y la oportunidad de ver vida silvestre de difícil avistamiento como huemul ciervos y pumas hace que esta excursión valga la pena.

Los hechos

-Lugar: Región de Aysén, Chile

-Duración: 62 kilómetros (aproximadamente 4 días)

-Cuándo ir: noviembre a febrero  (temporada alta)

-Nivel de dificultad: Intermedio a avanzado

-Por qué hacer el viaje: vistas hacia escarpadas montañas y lagos, grandes oportunidades para ver vida salvaje, poca gente.

Photography @chile_magico

 

3.Ruta de Darwin – Este sendero, que se extiende por tierra y mar, sigue la ruta del famoso naturalista Charles Darwin por el archipiélago fueguino a través de su primera navegación en 1832 a bordo del Beagle en su segundo viaje en el que se puso en contacto con la tribu yaganes. Enamorado de la riqueza y biodiversidad de la región, que se puede observar gracias a la abundancia de fauna y flora marina, las aves y los bosques de miniatura de musgos y líquenes – las observaciones que Darwin hizo en su viaje a través de Tierra del Fuego ayudaron a formular sus ideas sobre la evolución, haciendo de esta ruta un destino ideal para los excursionistas con un interés en la botánica, la biología y la historia. El camino, pasa a través de varias vías fluviales como los canales Beagle y Murray, también incluye caminatas cortas y relativamente fáciles hacia miradores interiores desde el que Darwin pudo observar los paisajes, como el camino hacia un mirador con vista hacia la hermosa bahía de Wulaia, el aterrizaje del sitio  Beagle  que cuenta con una historia sobre los conflictos  entre los europeos y los nativo yaganes.

Los hechos

-Lugar: Tierra del Fuego, Chile y la Isla Navarino

-Cuánto tiempo: 2-3 días

-Cuando ir: noviembre a marzo

-Nivel de dificultad: fácil a intermedio

-Por qué hacer el viaje: Considerarse una isla remota, con impresionante fauna y flora marina

Photography Daniel Osorio

 

4.Valle de Cochamo – cuando la mayoría de la gente piensa en caminata en los hermosos lagos de Chile, piensan de Huilo Huilo. Pero este valle, situado aproximadamente a dos horas de Puerto Montt, es lugar de inicio de bellos senderos de la región. El Valle de Cochamo, conocido como el Yosemite de Chile sólo es accesible a través de una caminata de 4 a 6 horas que te lleva a el corazón de este paraíso, rodeado de antiguos bosques, ríos de aguas cristalinas y verdes pampas. Debido a la forma del valle, el sendero no presenta dificultades; más bien, existen caminata en el valle y una serie de alojamientos para acampar e ir de excursiones por el día a diferentes áreas y puestos de observación, como el camino del Arcoíris y una caminata de 5 horas que los llevará a lugares con impresionantes vistas de la Cumbre. Debido a la remota ubicación del valle, los caminos y el camping cuentan con instalaciones básicas, lo que es un excelente destino para los amantes de actividades al aire libre y caminos desafiantes. Los acantilados de granito puro, pueden elevarse hasta 1.000 metros de alto, que también han convertido el valle en un destino internacional para los escaladores de roca.

Los hechos

-Lugar: Región de Los Lagos, Chile

-Duración: 4-6 horas (10 kilómetros) al camping de La Junta en el Valle

-Cuándo ir: noviembre a mediados de abril

-Nivel de dificultad: Intermedio a avanzado

-Por qué hacer el viaje: senderos remotos, buenas paredes para la escalada, aislado desierto, montañas de cúpula de granito.

San Pedro de Atacama – Visitando el lugar más árido del mundo

Qué hacer en San Pedro de Atacama

 

San Pedro queda en el norte de Chile, sirviendo de portal al desierto más árido del mundo, el desierto de Atacama. En San Pedro y la cercanía hay muchas actividades relacionadas con aventuras, gastronomía, paisajes maravillosos y cultura local, debes visitar este lugar si es que te encuentras en Chile.

Usando San Pedro como base, es fácil explorar los valles místicos, lagunas altiplánicas y antiguas ruinas de los cerros. También puedes maravillarte con el cielo nocturno – posiblemente la más clara del mundo – Una excursión nocturna al desierto definitivamente vale la pena. Una noche estrellada aquí es algo que jamás olvidaras.

Lo ideal es tener 4 días para aprovechar de tu tiempo aquí. El pueblo es pequeño y es fácil desplazarte a pie. Está lleno de actividades de turismo y tiendas de empanadas (¡de las mejores!) Ir por más tiempo te permitirá relajarte, y planificar cuidadosamente tus actividades. Sin más rodeos, aquí te presento las mejores cosas para ver y hacer en San Pedro de Atacama.

 

Adonde ir

1. Valle de la Luna

Valle de la Luna es un valle espectacular ubicado a sólo 13 km de San Pedro.
El entrada del parque pueden encontrar mapas del valle, que te permiten entender mejor las dimensiones del lugar. El camino principal te llevará hasta Las Tres Marías, tres atípicas formaciones rocosas que sobresalen del suelo del desierto.

 

En la primera parada, unos 3km de la entrada, están las cavidades salinas. Son un sistema serpenteante y estrecho de cuevas, conteniendo estructuras geológicas que parecen de otro planeta.

 

Hay más acantilados y cuevas surrealistas, pero mientras más avanzas, menos gente encontrarás, y empiezas a sentirte realmente aislado en el desierto. El sol del mediodía quema en tu cara y tu cuello, por donde mires.

La vista que todo el mundo viene a ver es del Valle de la Luna al atardecer, especialmente desde la parte superior de la gran duna de arena. El camino es arenoso pero bien trabajado; no creo que presente dificultades para nadie. La vista desde la cima te hará entender la lógica detrás del nombre del valle. Fue aquí donde la NASA probó el prototipo para el robot explorador de Marte, debido a la similitud de su terreno.

 

 

Ver el sol ponerse detrás de la cresta es algo hermoso en sí, pero no se compara con el brillo de oro rojizo que envuelve el desierto después. En la cumbre de la duna, puedes caminar por la cresta en los dos sentidos. Hacia la derecha te proporciona una vista del atardecer detrás de la duna, y si te das vuelta, verás la cordillera completa con varios volcanes grandes a la distancia. Hacia la izquierda te muestra los cerros irregulares y el sinfín del desierto. El camino sigue más allá también, así que puedes buscarte tu propio espacio lejos de la multitud. Es a esa hora que hay más gente en la duna, pero la vista es notable durante todo el día. El atardecer aquí es algo que recordarás durante el resto de tu vida.

 

Cómo llegar

Se puede llegar al Valle de la Luna de varias formas dependiente de tus preferencias. La mejor opción es hacer un tour, que te recogerá en tu hotel o albergue y te llevará a la entrada, visitando cada sitio con un guía experto antes de dejarte de vuelta en tu alojamiento. Normalmente parten desde las 2 o 3pm, para que veas el atardecer, pero es posible más temprano también.

También es fácil llegar en bicicleta. En tu tiempo libre puedes arrendar bicis en todo el pueblo. Son unos 25 minutos para llegar desde el centro del pueblo hasta la entrada. Cuando entras al valle, la calle se vuelve desvencijada y hay partes empinadas también. Un casco y una chaqueta de alta visibilidad son esenciales para ir al valle en bicicleta. Cometí el error de no llevarlos, y al llegar me avisaron que no podían permitir que yo entrara la bici sin ellos.

 

2. Valle de la Muerte / Valle de la Marte

El Valle de la Muerte, también conocido como el Valle de Marte, queda más cerca de San Pedro que el Valle de la Luna. Sus paisajes surrealistas son igual de asombrosos, pero tienen la ventaja de no llenarse de tanta gente que su vecino más grande y más popular. No es que nadie visite el Valle de la Muerte, pero sí que no van tantos grupos haciendo tour.

La entrada queda a la derecha de la carretera hacia Calama, a sólo 2km desde el centro del pueblo.

Este valle es el lugar perfecto para practicar sandboarding. Se puede llegar caminando desde el pueblo (donde puedes arrendar la tabla), y aunque el Valle de la Luna tiene una duna de arena gigante, no es permitido realizar sandboarding en ella. Además de subir la duna para bajar en tabla, también vale la pena subir para disfrutar de la vista. El desierto se extiende ante tus ojos hasta la cordillera escarpada, huasos cruzan los valles irregulares con sus caballos, dejando nubes de arena en su huella, y afloramientos extravagantes desafían la lógica por donde mires.

 

Cometí el error de subir la duna en una línea recta desde la base hasta la cumbre. No cometas el mismo error – tuve que usar mis pies tanto como mis manos ya que la superficie era casi vertical. Mis pies se hundían en la arena al menos 30 cm con cada paso, lo que hizo que fuera una dura prueba innecesaria. Tenía medio desierto en mis zapatos para cuando llegue a la cima. Por suerte, tenía suficiente agua para no desmayarme en el calor de mediodía. A pesar de que tome la ruta más difícil (hay una senda bien trabajada para los que hacen sandboarding, que te lleva a la cima diagonalmente), valió la pena de mi esfuerzo.

 

También puedes continuar en el camino más adentro del valle, que serpentea hasta llegar al lado opuesto de la duna y te proporciona una vista de lo que hay más allá de la cresta sobresaliente. Parece una pista extrema de Motocross, construido para gigantes. Aun me cuesta comprender como se formaron estos valles.

 

Cómo llegar

Se puede llegar mediante los métodos que describí para llegar al Valle de la Luna, con una opción adicional.

En tour, su vehículo sale por la calle Licancabur y toma la carretera principal hacia Calama. El cerro arenoso directamente frente tuyo al salir del pueblo es la entrada. No deberías demorarte más de 25 minutos caminando si estas en forma razonable. Los mejores miradores pueden estar a hasta 2 horas caminando, dependiente de tu ritmo y de las veces que paras. Lleva abundante agua y algo para comer. Hay una sola carretera, así que a menos que te desvíes hacia el desierto, es imposible que te pierdas. Pero siempre es más seguro ir en un vehículo.

 

Puedes hacer un tour también. Hay muchas más excursiones al Valle de la Luna, pero aun así puedes conseguir una aquí, o incluso una que visita los dos lugares.

Por último puedes ir en bicicleta. Es fácil llegar, a pesar de una pequeña sección cuesta arriba. Ir en bicicleta dentro del valle en si puede ser algo difícil, eso sí, ya que la arena llega a ser espesa. Subí a la cima caminando, luego bajé en bici (sin usar los pedales) pero las ruedas se atoraron en la arena y volé por encima del manillar, cayendo al Valle de la Muerte. Hubiera sido un lugar apto para morir, pero afortunadamente no fue así. También puedes ir en bici desde aquí hasta Pukara de Quitor relativamente rápido, ya que hay un camino directamente de una entrada a otra.

 

3. Pukara de Quitor

Esta fascinante ruina en el cerro una vez fue una fortaleza imponente, enclavada en un sitio perfecto para la defensa, quitándole el elemento de sorpresa a los invasores. Lo encontraras a 3km al noroeste de San Pedro. Como la mayoría de las atracciones aquí, hay una entrada de unos miles de pesos. Si tienes bicicleta, hay donde asegurarla en la entrada.

 

Puedes elegir entre escalar la cresta que recorre las ruinas de 700 años, o los cerros en la distancia. Los cerros tienen varios miradores y refugios donde descansar, además de unas estructuras interesantes en la cumbre. Desde la cima, puedes mirar el Valle de la Muerte y verlo de otro punto de vista. También puedes ver el valle que conduce a Catarpe, a donde puedes llegar en bicicleta por una ruta interesante y aventurera.

La vista desde la cumbre de los cerros es notable. Se ve más o menos la misma cosa pero desde un ángulo inferior, y mientras puedes acercarte más a las ruinas, no puedes entrar en ellas. Dicho esto, el camino es corto y probablemente vale la pena por los quince minutos que te demoras en recorrerlo.

Cerca de la entrada de Pukara de Quitor hay otro camino. En vez de seguir la rampa hasta el depósito para bicicletas y taquilla de entradas, vete en el sentido opuesto. Sin alejarte del muro rocoso, sigue el camino hasta llegar a una cueva donde hay unas tallas arqueológicas asombrosas. La cueva es totalmente oscura en ciertos puntos, así que lleva linterna. Ten cuidado con la cabeza también, especialmente si eres alto como yo. Tendrás que agacharte muchas veces. Al otro lado de la cueva hay un pequeño espacio abierto donde puedes ver las extrañas formaciones rocosas de cerca, y añadir tu propia firma a las miles que ya están ahí, antes de devolverte por donde viniste. Es recomendable llevar algo para taparte la boca y la nariz porque de lo contrario inhalarás mucho polvo. Una vez afuera, puedes maravillarte con las dos cabezas gigantes que han sido talladas en la pared del acantilado.

 

Cómo llegar

Todas las opciones anteriores también se aplican aquí. Puedes ir en tour, caminando o en bicicleta.

 

4. Astronomía

Se dice que la mejor actividad que puedes hacer aquí, con los cielos inmaculados de la zona, es mirar hacia arriba. Dentro del año que viene, más del 70% de los observatorios astronómicos del mundo tendrán su base aquí. Desde este desierto, se puede observar la Gran Nube de Magallanes a simple vista, que es una galaxia del exterior que orbita la Vía Láctea, a más de 150.000 años luz. También se puede apreciar la Pequeña Nube de Magallanes, menos visible y aún más lejos. Es el objeto visible más lejano del hemisferio sur sin tener que usar un telescopio. También puedes penetrar en el corazón de nuestra propia galaxia. ¿Conoces esa línea de sustancia nubosa que sale en películas y en la mejor astrofotografía? La podrás ver con tus propios ojos.

 

Tendría que ser una cámara excelente para que salga todo esto en fotos, pero por suerte, casi todas las excursiones astronómicas sacan fotos del grupo con sus propias cámaras. Puedes pedir una de ti solo también.

Lo recomiendo totalmente. Me llevaron en una excursión de 2 horas, señalando todas las constelaciones visibles del zodíaco y explicando sus historias. También nos mostraron un documental corto, y nos permitieron comer salchichas y otras cosas para picar.

En Agosto, a fines del invierno, Saturno era el más visible. Temprano en la noche, es posible atisbar Marte y Júpiter también. En distintas épocas a lo largo del año, es posible ver los primeros seis planetas a simple vista.

 

5. Lagunas de altas llanuras y los salares de Atacama

Los lagos a gran altitud definitivamente valen la pena ver si estas por la región. Tendrás la oportunidad de ver flamencos rosados en la Reserva Nacional de la Chaxa, caminar sobre un lago congelado en Piedras Rojas, y ver vicuñas (primo de las llamas y alpacas) en su entorno natural, los cerros a más de 3.000m de altura.

 

Es mejor comenzar temprano para ir a estos lugares, ya que quedan un poco más lejos que la mayoría de las atracciones. En el camino, me quedaba dormido a cada rato, pillando irreales de cumbres nevadas, desierto interminable, y vicuñas pastoreando, y venía escuchando al guía explicar que las vicuñas aún son cazadas por su piel, a pesar de que es ilegal.

Desperté cuando pasamos de una carretera bien pavimentada paso a un camino de tierra lleno de baches. Saltaba arriba y abajo, pegando mis extremidades contra elementos del Jeep que ni siquiera había notado antes. Luego me pegó todo el frío. Las mañanas a gran altitud no son nada agradables si vas poco abrigado. Por suerte, me había preparado.



Cómo llegar

La mejor forma de visitar estos lugares es en una excursión. Visitamos todos los lugares mencionados además de Toconao, un pueblo tradicional. La plaza principal tiene cactus grandes que crecen 1cm por año. Estos cactus medían más de 2 metros, ¡lo que significa que los plantaron a principios del siglo XIX! Puedes explorar las tiendas artesanales y comprar recuerdos, conocer la vieja iglesia, o degustar el helado casero local. Tienen de sabor rica rica, que es una hierba parecida a la menta que crece en la zona del desierto con matojos. El chofer se para un ratito en estas zonas también, para que recolectes tu propio suministro de la hierba.

 

Otras cosas para ver en la zona incluyen:

Géiser El Tatio – Planea ir temprano si visitas este campo de géiseres. Son más activos alrededor de las 4:30am.

Termas / Aguas Calientes – Hay muchas termas calientes cerca de San Pedro de Atacama. (Como los Geisers de Atacama y Termas Puritama)

Globo aerostático sobre el desierto Atacama – Navegar en globo sobre el desierto de Atacama es una experiencia única e impresionante. Comenzarás la excursión justo antes del amanecer para ver todos los colores y las rocas del desierto con la luz de la mañana. Cada tour es diferente porque no sabes a dónde te llevará el viento, pero puedes estar seguro de que tendrás una vista maravillosa del paisaje del desierto. ¡Este es definitivamente un recuerdo que nunca olvidarás!

El desierto florido – Es mucho más al sur que San Pedro, pero aún en Atacama, cerca de La Serena, hay un fenómeno que ocurre en el desierto donde las flores florecen en todas partes. Solo pasa una vez al año, y se supone que este año será el más grande de todos los tiempos.

 

Cómo Presupuestar

Por lo general, San Pedro es un poco más caro que otros pueblos de su tamaño en Chile. La mayoría de los clientes son turistas, lo que significa que los precios están un poco más inflados. Aquí es posible encontrar todo tipo de frutas, verduras, carnes, pescados y comida local. Hay muchos restaurantes en San Pedro de Atacama, por lo que se pueden encontrar bastantes opciones para todos los gustos y bolsillos.

Hay una gran variada gama de Hoteles y lugares para el alojamiento. Recomiendo hacer una reserva con anticipación, para poder llegar con tranquilidad al Hotel, realizar su Check-In para luego salir a caminar al pueblo.

 

Cuándo ir

Atacama es una región seca, con cielos claros a lo largo del año. Podrás contar las nubes con una sola mano durante todo tu tiempo aquí – y es más probable que no veas ninguna. En la excursión astronómica, el guía dijo que sólo treinta noches del año son nubladas, y aun así, no afectan mucho.

El verano chileno es desde diciembre hasta febrero, y su invierno desde junio a agosto. Sin embargo, aquí el clima no cambia mucho. Debido a la altitud (2.408 metros sobre el mar), San Pedro tiene noches frías todo el año, con las más frías en julio y agosto, a -1° C, y las más cálidas en enero a unos 5-6° C. Los días en invierno pueden llegar a 20° C, y en verano, 25° C. La altitud hace que los días parezcan más calurosos, eso sí, porque los rayos de sol tienen menos atmósfera que penetrar antes de llegar al suelo. La combinación de esto con la insólita claridad del cielo te asará.

 

Si quieres evitar la multitud, es mejor visitar justo antes del invierno (las vacaciones de verano del hemisferio norte), pero después del verano norteño. Abril-junio se considera la temporada baja aquí. Habrá menos gente, pero nunca va a estar vacío. San Pedro es un destino turista.

 

Qué llevar

Pastillas para el mal de altura – Dependiente de tu actitud hacia la altitud, podrías llevar algún remedio. Hay personas que simplemente les caen mal las elevaciones. 2.408 metros no es tan alto, pero algunas actividades pueden exceder los 4.000 metros. También puedes comprar remedios locales para el mal de altura en todo el pueblo. Las hojas de coca son útiles para largas caminatas hacia arriba, pero no te las tragues.

Vaselina o bálsamo de labios – Este se explica solo. Estarás en el desierto más árido del mundo. Sin esto, tus labios se resecarán hasta sangrar. Hablo por experiencia propia.

Bloqueador de sol – La altitud hace que te quemes mucho más rápido que si estuvieras al nivel del mar.

App de mapas – Aunque un buen mapa vieja escuela no tiene nada de malo, no te ayuda si no sabes dónde estás para empezar. MAPS.ME es una buena opción ya que te permite descargar los mapas para el uso offline (como la mayoría de las apps), pero también muestra caminos y senderos para peatones que son invisibles en Google Maps, por ejemplo.

Agua y comida – Este también se explica solo. Necesitarás mucha agua en el desierto más árido de la Tierra. Si te quedas tirado, la lluvia no te salvará – algunas zonas aquí reciben sólo un centímetro de lluvia al año. Algunos nativos no conocen la lluvia, sobre todo cerca de Antofagasta. Algo para picar también es útil, ya que no hay donde comprar fuera de los pueblos.

Cámara – Este lugar será inolvidable, pero nunca esta demás sacar algunas fotos.

 

 

Valparaiso y Emiliana Vineyard

Primero fuimos a recoger una pareja estadounidense y partimos para Valparaíso los tres. Javiera nos contó el plan básico para el día y nos advirtió que en algún momento era probable que lloviera.

Llegamos al centro de Valparaíso alrededor de 1 hora y media, pasamos por el congreso de Chile además de la primera biblioteca pública de Sudamérica. Nos estacionamos en una de las plazas grandes, al lado de la primera estación de bomberos del continente. Valparaíso es una ciudad rica en historia. Una vez fue el puerto más grande de Sudamérica, y era una de las ciudades más importantes cuando los españoles colonizaron la región. De hecho fue fundada antes de Santiago, en 1536. Hoy en día es el hogar de 300.000 personas, pero el puerto ya no es el más importante de la región, ni mucho menos del continente. Es una fuente de constante inspiración, siendo la ciudad con más grafitis de Sudamérica.

 

Es una de las ciudades más coloridas que he visitado. Por donde mires hay una avenida de casas coloridas, o un mural majestuoso en el lado de un edifico medio derrumbado y sin importancia. Lo que la hace más hermosa son sus 44 cerros.

 

Muchos de ellos tienen ascensores conocidos como funiculares, que van hasta la cumbre. La mayoría tienen más de 100 años, y como muchos edificios de la ciudad, se nota. Sólo 8 de estos funiculares funcionan, pero hay un movimiento dirigido a re-abrir todos los que están cerrados (más de 20) y devolver a Valparaíso la gloria de antaño.

 

En la Plaza Sotomayor, donde nos paramos, hay un monumento gigante en el centro.

 

Este monumento era para conmemorar a los héroes de la Guerra del Pacífico, donde Chile luchó contra Perú y Bolivia al norte en 1879-1883. Ganaron los chilenos y lograron cortar el acceso al mar para Bolivia, llevándose la región Atacama. Sin embargo, durante la guerra, con todas las fuerzas chilenas estando en el norte, Argentina tomó la oportunidad de invadir Patagonia del este y tomar el control. Esto le dio a Chile su larga forma serpentina.

En 1906, un fuerte terremoto dio con Valparaíso y sólo 2 edificios se quedaron de pie en esta plaza. Se nota que la arquitectura aquí es única, hay edificios de oficinas modernos al lado de edificios del siglo XVIII con su decoración original.

 

Cuando salíamos de la Plaza Sotomayor, Javiera nos contó que al Starbucks que está en la plaza le va mal, al igual que a McDonald’s antes. Valparaíso es una de las únicas ciudades del mundo donde un McDonald’s fracasó y tuvo que cerrar. Pero en Viña del Mar, a sólo 10 minutos de aquí, tiene 3 restaurantes.
Mientras caminábamos más adentro de la ciudad colorida, Javiera explicaba que los marineros pintaban sus casas de colores prendidos para encontrarlas fácilmente al llegar al puerto. En sus primeros días, el pueblo era hecho de madera y barro y piratas como Francis Drake venían a quemarlo todo, saqueando como vikingos.

 

Caminamos alrededor de dos horas desde ahí, por todas las calles pintadas de grafitis. Es como si la ciudad entera fuera un museo de arte gigante. Por donde mires, hay algún tipo de arte callejera. Uno de mis lugares favoritos es encima de la funicular Reina Victoria. Hay un cerro con peldaños pintados y los de arriba dicen “No somos Hippies. Somos Happies.”

 

Hacia el final de nuestro paseo por las calles estrechas y empinadas, empezó a llover. Nos devolvimos al bus y subimos el Cerro Artillería para almorzar con vistas al puerto. Estaba algo nublado, pero igual se podía ver toda la bahía de Valparaíso.

 

Había probado la reineta la vez anterior en Valparaíso, así que pedí un buen plato de salmón con salsa húngara. No estoy seguro del por qué la salsa se llamaba así, era de champiñones y camarones, pero estaba absolutamente deliciosa. La comida me gustó muchísimo y también la vista a la bahía.
Cuando terminamos, nos despedimos de Valparaíso y fuimos a la Viña Emiliana, el viñedo orgánico más grande del mundo.

 

Ya llovía mucho. Christian, nuestro guía para la viña, tenía mucha pasión por su trabajo y la excursión fue buena.

Nos mostró las distintas cosas que usan para hacer el abono, incluyendo dientes de león, estiércol de alpaca, y otras hierbas y plantas.

 

Hubiéramos visto más pero la lluvia era demasiada y los demás pidieron devolvernos. Una vez adentro, tuvimos una degustación de vinos. No soporto el vino en general, así que me dieron un vaso aún más pequeño de las 4 muestras pero los estadounidenses parecían disfrutarlas así que no me crean a mí. Se compraron una botella después.

 

El queso estaba rico. El último queso – se me olvida como se llamaba – estaba divino.
Cuando terminamos nos devolvimos a Santiago. Javiera nos contó de muchos lugares que ver en la ciudad y ofreció enviarnos más por WhatsApp. También nos contó historias interesantes de sus aventuras por el mundo. Ha viajado por Latinoamérica, África y Europa y tiene muchos cuentos de locos.

Llegamos de vuelta en Santiago alrededor de las 6, y nos dejaron. Todo me hizo querer visitar Valparaíso de nuevo antes de que me vaya. La excursión fue excelente y la ciudad es única.