fbpx
TEMPLATE USED:
pageid: 8954

Todo lo que necesitas saber para planificar tu viaje de esquí en Chile

Cuando vuelas a Santiago, Chile, lo primero que te llama la atención es la cordillera de los Andes. Corriendo por la columna vertebral de Chile, los Andes son una de las características geográficas más dramáticas de todo el país, y Santiago se encuentra justo al pie de la Cordillera:

una masa de cimas nevadas que se elevan sobre la ciudad y desde los miradores como el Cerro San Cristóbal y la Gran Torre (el rascacielos más alto de América del Sur) lo convierten en una imagen fenomenal. Pero esas montañas hacen mucho más que simplemente entregar un telón de fondo dramático a la ciudad: ofrecen algunas de las mejores actividades de esquí alpino en Sudamérica.

Varias de las mejores estaciones de esquí de Chile están ubicadas a poca distancia en auto de Santiago, lo que lo convierte en un destino de invierno ideal para aventuras cosmopolitas y cosquilleo de nieve. Pero no todas las estaciones de esquí están hechas de la misma manera: algunas son mejores para familias con niños pequeños que necesitan pistas para principiantes, mientras que los adictos a la adrenalina anhelan las dramáticas carreras fuera de pista y las asombrosas caídas verticales.

Afortunadamente, hay algo para todos en las estaciones de esquí de Santiago, ¡y tenemos el sumario de cada una de ellas! Aquí tienes todo lo que necesitas saber para planear el mejor viaje de esquí a Santiago, Chile o, ¡permítenos hacer la planificación para ti y reserva uno de nuestros paquetes de viaje de esquí!

¿Cuando es el mejor momento para ir?

La temporada de esquí en Chile comienza a fines de junio y generalmente termina en septiembre, pero algunos centros de esquí permanecen abiertos hasta principios o mediados de octubre. El mejor momento para ir es en julio, ya que es la temporada alta y es más probable que haya más nieve y mejores condiciones climáticas. Sin embargo, a mediados de julio también coincide con las vacaciones de invierno para las escuelas chilenas y muchas familias de Santiago planean viajes de esquí en familia durante esas dos semanas, por lo que a veces también puede haber mucha gente. Si quieres planificar un viaje durante este tiempo, es mejor reservar con suficiente anticipación.

¿Qué tipo de esquí hay fuera de Santiago?

Ubicadas en el corazón de los Andes, las estaciones de esquí de Santiago ofrecen principalmente esquí alpino en una variedad de pistas que van desde principiantes hasta expertos. También se permite el snowboard, pero es más fácil en algunos centros que en otros (por ejemplo, debido al terreno alrededor de Portillo, recomiendan que solo los grandes artistas (freeriders) de montaña con experiencia tomen las laderas), pero Valle Nevado, La Parva y El Colorado ofrecen carreras y parques para snowboard y para practicar trucos de esquí y snowboard de estilo libre.

Pero el descenso es definitivamente el rey aquí, especialmente en Portillo. Fue aquí donde el legendario esquiador alpino Steve McKinney rompió el récord de velocidad de 200 km por hora, y los descensos verticales son frecuentados por profesionales del descenso de todo el mundo.

¿A cuanta distancia están los centros de esquí desde Santiago?

Varía dependiendo de qué centro. Portillo se encuentra a dos horas en automóvil desde Santiago, pero Valle Nevado, La Parva y El Colorado están a solo una hora y media de distancia, lo que los convierte en los lugares ideales para excursiones de un día si no quieres quedarte en los centros y prefieres quedarte en la ciudad.

¿Cómo llego a los centros de esquí?

Hay fácil acceso por carretera a Portillo, Valle Nevado, La Parva y El Colorado, por lo que puedes traer tu propio automóvil o tomar autobuses turísticos que funcionan durante la temporada. Los caminos hacia La Parva y Valle Nevado operan en el sistema de un solo sentido durante la temporada de esquí, con los automóviles subiendo desde la mañana hasta la tarde, y luego bajando en la tarde (hora exacta sujeta a cambios y clima). Varias de las carreteras, como la ruta a Portillo y El Colorado, tienen pequeñas curvas y pueden ser peligrosas en malas condiciones, por lo que siempre se recomienda conducir con cuidado. El transporte desde y hacia los centros está incluido en nuestros programas de esquí.

¿Por qué debería ir a Santiago de Chile para mi viaje de esquí?

¡Buena pregunta! Hay varias buenas razones. En primer lugar, el invierno en Chile cae durante el verano en los Estados Unidos, lo que lo convierte en una excelente excusa para escapar del calor del verano y disfrutar de los fríos cosquilleos chilenos. En segundo lugar, el invierno es temporada baja para el turismo internacional en Chile, por lo que la tarifa aérea es generalmente más económica.

Además, la proximidad de las estaciones de esquí a Santiago facilita la planificación de actividades adicionales en y alrededor de Santiago durante tu viaje. Puedes hacer recorridos por la ciudad, visitar museos de primera clase, experimentar la cocina de temporada en el restaurante de mayor clasificación de Santiago, degustar vinos en los valles cercanos, visitar la ciudad de Valparaíso, certificada por la UNESCO, y mucho más. ¡Así que hay mucho que hacer además del esquí!

¿Qué centro de esquí es el mejor?

Hay varias estaciones de esquí grandes ubicadas cerca de Santiago: Portillo, Valle Nevado, La Parva y El Colorado. La pregunta de cuál es la mejor depende realmente del tipo de vacaciones de esquí y la experiencia que estás buscando. Aquí, resumiremos lo que ofrece cada centro:

Portillo – Ubicado en el valle de Aconcagua, a unas dos horas al noreste de Santiago (aproximadamente 164 kilómetros), no solo se encuentra Portillo, donde los esquiadores alpinos profesionales salen a jugar y practicar, sino que el complejo en sí merece la pena. Ubicado en el borde de un lago de alta montaña que se dice que es el lugar de descanso de una princesa inca, el exterior de color amarillo soleado del hotel brilla como un fanal sobre el paisaje de nieve blanca y rocas negras. Con montañas escarpadas que se alzan por todas partes y el lago aguamarina brillando debajo, es una vista cautivadora.

Aunque Portillo tiene una reputación internacional por sus pistas de nivel experto donde los campeones se entrenan para eventos como la Copa del Mundo, también es un lugar ideal para las vacaciones familiares. Hay pistas para principiantes para niños pequeños o para aquellos que no tienen mucha experiencia, y hay clases disponibles. Las estadísticas incluyen una caída vertical de 760 metros y 35 pistas accesibles por 14 telesquí. Hay pistas preparadas o fuera de pista (donde el clima y el riesgo de avalanchas lo permite), y para los verdaderos amantes del cosquilleo, el heli-ski también está disponible para llevarte en avión a las cimas escarpadas de las carreras épicas de descenso. En promedio, Portillo recibe casi 8 metros de nieve durante la temporada, por lo que siempre hay nieve fresca.

Otros servicios incluyen acceso directo a las pistas desde y hasta el hotel principal y hospedajes, alquiler de equipos, restaurantes y bares para cócteles après-ski y comidas exquisitas, gimnasio, guardería, centro médico, spa con servicio de masajes y sauna, opciones de entretenimiento, servicio de fotos (¡para tomar fotos épicas de ti bajando las pistas!) y sala de yoga. El hotel principal también cuenta con una piscina climatizada y un jacuzzi en la terraza trasera con vista al lago, perfecto para relajarse con un pisco sour después de un largo día en las laderas.

La Parva – Compartiendo la misma zona de esquí que Valle Nevado y El Colorado, La Parva ocupa el centro de los tres valles de esquí. Si bien no es tan conocido como Portillo o Valle Nevado, La Parva ofrece una gran cantidad de excelente nieve y, por lo general, durante la temporada alta es menos repleta que las otras estaciones, por lo que es ideal para familias o grupos que desean un acceso rápido y fácil a Santiago. Y al igual que sus complejos hermanos, ofrece algunas vistas excelentes: mirando hacia abajo, puedes ver la totalidad de Santiago extendiéndose en la base de las montañas.

Con 40 pistas que van desde principiantes hasta avanzados y una caída vertical de 975 metros, los visitantes pueden pasar sus días disfrutando del esquí alpino, el snowboard y el heli-ski en los 3 metros de nieve que el resort recibe anualmente. Para los expertos, La Parva es especialmente popular porque está cerca de algunas de las mejores y más extremas bajadas fuera de pista de la región. Pero La Parva también ofrece una gama de actividades más exclusivas, como noches con raquetas de nieve, donde los huéspedes pueden caminar con raquetas de nieve en los senderos designados para disfrutar del paisaje nocturno. Hay pistas preparadas y fuera de pista y actualmente se está trabajando en un parque. Una escuela de esquí y alquiler de equipos también están disponibles.

Además de esquiar, La Parva es especialmente conocida por sus restaurantes: hay cinco establecimientos de comida diferentes repartidos por todo el complejo. Si bien algunos ofrecen comida rica y sencilla como sándwiches y hamburguesas, La Marmita y San Tropez son dos de los favoritos por sus menús de cocina internacional, por lo que puedes disfrutar de fondue o raclette mientras contemplas el valle nevado. También hay un bar para esas bebidas après-ski.

Para el alojamiento, La Parva tiene muchas opciones diferentes de departamentos para alquilar, la mayoría de los cuales son accesibles directamente desde la pista. Como no hay hoteles, los servicios son limitados y varían dependiendo de los diferentes alojamientos, pero hay elementos básicos como primeros auxilios y entretenimiento disponibles.

Valle Nevado – Si estás buscando quedarte más cerca de la ciudad pero aún quieres la experiencia de un verdadero centro de esquí, Valle Nevado es el lugar para ir. Reconocida como una de las estaciones de esquí más modernas y eficientes de América del Sur, es parte de la zona esquiable más grande del continente (combinada con La Parva y El Colorado, las otras dos estaciones de esquí cercanas que comparten los tres valles de esquí que se conocen colectivamente como «Los tres valles de los Andes»). El diseño y la distribución de los ocho complejos diferentes de hoteles y departamentos se inspiraron en las estaciones de esquí francesas clásicas, y aportan un aire del Viejo Mundo.

Mientras Portillo ofrece el drama de escarpados acantilados y cimas dramáticas, Valle Nevado también tiene el tipo de vista que te detendrá en tus pistas (o en tus esquís). Ubicado encima el límite de árboles con una elevación máxima de 5430 metros sobre el nivel del mar, el complejo ofrece vistas panorámicas del mundo cubierto de nieve desde la azotea, con montañas, colinas y valles que se extienden hacia el horizonte. Puedes mirar y esquiar por varios kilómetros. Sin embargo, hay una desventaja de tener esta vista épica: cuando hay mal tiempo, la visibilidad es muy baja.

Con 44 pistas accesibles por 17 telesquí (preparadas y fuera de pista), hay mucho para mantenerte ocupado durante el día. Hay pistas desde principiantes hasta expertos, con una escuela de esquí y clases disponibles durante la temporada. Valle Nevado también se jacta de tener un parque de primer nivel, donde esquiadores y practicantes de snowboard pueden practicar trucos.

Las nevadas anuales promedio miden alrededor de 7 metros, y las pistas tienen una caída vertical máxima de 810 metros, perfecto para los entusiastas del descenso rápido. Heli-ski, snowboard y freestyle también están disponibles en pistas específicas. Los servicios incluyen acceso directo a las pistas y alquiler de equipos.

Pero la diversión no se detiene ahí. Valle Nevado también es famoso por tener una fantástica escena de après-ski, con seis restaurantes y locales diferentes que sirven desde pizza y empanadas para un rápido almuerzo para llevar, hasta platos de carne, pescado, pasta y mariscos para una salida elegante. La fiesta se pone en marcha cuando llegas a uno de los cuatro bares, donde los barman preparan cócteles especiales y los clásicos chilenos como el pisco sour. La cerveza artesanal local también hay en abundancia. También hay tiendas, piscinas climatizadas y spas, gimnasios, centros médicos e incluso salas de juegos, zonas para niños y un cine.

El Colorado – La tercera de las tres estaciones de esquí que conforman los Tres Valles de los Andes, El Colorado es, con mucho, la más grande, con 112 pistas distribuidas en más de 4,450 kilómetros quadrados. Las pistas preparadas y fuera de pista varían en dificultad desde principiantes hasta avanzados, con clases disponibles para todos los niveles. Debido a que la mayoría de las pistas de El Colorado son fáciles o intermedias y la proximidad a Santiago (similar a La Parva, que se encuentra aproximadamente a una hora y media en auto de la ciudad), El Colorado es especialmente popular entre las familias. Pero todavía hay un montón de pistas de descenso épicas para los amantes del cosquilleo, con caídas verticales de hasta 900 metros. Los practicantes de snowboard y los freeriders también pueden obtener su oportunidad en dos parques designados.

Al igual que La Parva, El Colorado está ubicado en lo alto de laderas que brindan vistas y esquí increíbles. Desde las pistas se pueden admirar los Andes nevados que rodean el centro, con Santiago a lo lejos. Para aprovechar estas vistas épicas, se ofrecen clases de fotografía y excursiones nocturnas con raquetas de nieve. En la telesilla Curcuro, también puedes probar la silla panorámica, que ofrece impresionantes vistas panorámicas de las tres estaciones de esquí, las montañas y Santiago.

Como un complejo familiar popular, hay mucho para mantener a los niños (y a mamá y papá) ocupados fuera del tiempo de la pista. Hay varios restaurantes (El Mirador es la opción favorita por su gran terraza-comedor que ofrece vistas al complejo y las montañas), un bar para tomar una copa después de esquiar, una escuela de esquí para tomar clases, alquiler de equipos, opciones de entretenimiento y mucho más. También hay estaciones de primeros auxilios, un supermercado y una piscina. El alojamiento consta de dos hoteles diferentes, así como departamentos de alquiler.

¡Todo esto suena fantástico! ¿Qué tan pronto puedo llegar allí? – ¡Antes de lo que piensas! El invierno se acerca rápidamente en Chile, por lo que si estás interesado en obtener más información o quieres reservar un tour, ¡contacta a nuestros expertos diseñadores de viajes aquí!

6 Viajes que se pueden hacer desde Santiago

Con sus museos, parques, restaurantes y tiendas, Santiago tiene mucho que ofrecer durante la estancia de los visitantes. Pero a todo el mundo le gusta salir de la ciudad de vez en cuando, y debido a su ubicación, Santiago se encuentra cerca de las montañas de los Andes, valles vinícolas y el océano pacifico, destinos que pueden visitar por el día. Si su interés es el senderismo, pasar un día en la playa, ir a una cata de vinos, o explorar ciudades mineras abandonadas (un nicho interés especial, pero que vale la pena!), estas seis opciones de viajes de un día desde Santiago son una buenas maneras de conocer los paisajes, cultura, gastronomía e historia de Chile Central.

 

1.Valparaíso y Viña del Mar – El Océano Pacífico se encuentra a una hora y media de la capital, así que si estás buscando marisco fresco, vistas hacia el puerto, y la oportunidad de combinar playa y aprender sobre historia de Chile, vale la pena visitar estas dos ciudades costeras. Viña del Mar, es uno los balnearios más famosos de Chile central, se trata de festejar: se puede pasar el día tomando el sol en la playa, visitar el famoso reloj de flores,  el museos Castillo Wulff y Fonck, o probar suerte en el casino. Luego, pueden tomar un colectivo (taxi local) y en 10 minutos llegar a la ciudad de Valparaíso, joya del del Pacífico desde el Viña arenoso y bohemio. Aquí, ascensores históricos te llevan a los diferentes cerros de la ciudad para ver las famosas casas, que han sido pintadas de diferentes y vibrantes colores, acompañadas de algunos de los mejores pinturas urbanas de América del sur. Es una gran ciudad para explorar el Cerro Alegre y Concepción, ambos cerros considerados de los mejores ejemplos para observar la arquitectura clásica de Valpo y arte callejero, así como disfrutar de increíbles cafeterías y tiendas, y después visitar el museo La Sebastiana, peculiar casa de Pablo Neruda ubicada en el Cerro Florida. Luego se puede terminar el día con una comida en algún restaurante local con excelente marisco; como la paila marina (guiso de mariscos), chupe de jaiba (pastel de jaiba) o el pescado fresco del día (pescado u otro) siempre serán grandes elecciones.

 

2.País del vino chileno – Si eres un amante del vino, tienes mucha suerte: Santiago está a sólo unos pocos kilómetros de los mejores valles vitivinícolas de Chile, es decir, Casablanca y Colchagua, rodeadas de montañas y pisos de los valles cubiertos por algunos de los mejores cultivos y  vinos del país como el Carmenere, Cabernet Sauvignon y Chardonnay. Pasar un día tranquilo visitando bodegas locales como Clos de Apalta en Colchagua o Bodegas RE en Casablanca, donde aprenderán sobre la historia de la vitivinicultura en Chile, así como sobre los procesos de elaboración de los diferentes y únicos vinos de cada viñedo,  explicación que será entregada por los guías expertos en el tema según el tour que tomen. Cada recorrido consta de  degustaciones de algunos de los vinos más ejemplares de la viña. ¡Salud!

Fotografía del Ski Portillo Resort

 

3. Esquí en los Andes – con pistas épicas y unas vistas impresionantes desde diferentes lugares de la cordillera de los Andes de América del sur, algunos de los mejores lugares del mundo para el esquí alpino se encuentra en las cercanías de Santiago en la cordillera en Valle Nevado y el centro de esquí de Portillo. Ambos centros cuentan con buen alojamiento y servicios como restaurantes y pista de esquí, su proximidad a Santiago (Portillo se encuentra alrededor de 2 horas de distancia, Valle Nevado aproximadamente 90 minutos) es súper fácil para que usted pueda alojarse en la ciudad pero pasar sus días en las laderas nevadas. Ambos resorts cuentan con un registro anual de alrededor  24 pulgadas de nieve y tienen un total de 79 pistas (y  fuera de pista) así como ascensores, una variedad de pistas para todos desde principiantes hasta avanzados, tiendas de alquiler y sitios de heli-ski, snowboard y freestyle.

 

4.Cajón de Maipo – a una hora de Santiago, donde se puede practicar senderismo, rafting, pesca con mosca, escalada en roca, paseos a caballo, o simplemente disfrutar de naturaleza desde un coche? La respuesta es de cajón de Maipo. Este valle montañoso ubicado en el sureste de la ciudad es un paraíso de cumbres, ríos, lagos, bosques, volcanes y glaciares, patio de la mejor aventura al aire libre. Actividades comunes incluyen excursiones a los glaciares El Morado y San Francisco, visitas al Embalse El Yeso, relajos en las aguas termales del Plomo o Baños Morales, rafting en el río Maipo, senderismo a la cascada de Yeso y exploración a pequeños pueblos como Pirque, el que cuenta con alguno de los mejores Cabernet Sauvignon de Chile. El valle también es famoso por sus productos locales, como chocolates, pasteles y empanadas y a la vez un gran lugar para la compra de artesanía.

 

5. Parque Nacional la Campana – Para una caminata sencilla por el día cerca de Santiago que no está en la Cordillera, La Campana es la mejor opción para ver épicas vistas y riqueza de flora y fauna, como la palma chilena, una especie en peligro que a crecido en todo el país pero ahora solo existe en pequeñas zonas. Famoso por ser el sitio del Cerro La Campana (campana de la montaña) que fue escalado por Charles Darwin en 1834, este Parque Nacional y Reserva de la Biosfera declarado por la UNESCO, alberga fauna autóctona como zorros, pumas, aves, chingues (mofetas) y mariposas. La caminata ofrece hermosas vistas de la campana, la oportunidad para visitar una cascada de casi cien pies de altura y una placa dedicadas al trekking de Darwin. Si desea continuar hacia la cumbre sobre los 6.000 pies sobre el nivel del mar, tendrán increíbles vistas de las montañas y valles circundantes y en días claros se puede ver hasta el Océano Pacífico en una dirección y montaña del Aconcagua en Argentina por el otro lado.

Fotografía de Gabriel Britto

 

6. Ciudad minera de Sewell – Conocida como la ciudad de las escaleras, este patrimonio de la humanidad ofrece una fascinante visión acerca de la explotación minera de cobre, una de las principales tradiciones de Chile. Fundada en 1905 por la compañía Braden Copper, propiedad y operado por el El Teniente mina de cobre (la más grande del mundo), esta ciudad, albergaba a más de 15.000 trabajadores y a sus familias, fue construida en las empinadas laderas de los Andes a más de 2.133msnm. Esto hace que sea inaccesible por vehículos, por lo que los edificios pintados de brillantes colores con terraza en pendiente, se encuentran todos conectados mediante escaleras. Cerró en la década de 1970, fue salvada de la demolición por el gobierno de Chile y luego la UNESCO, pudiéndose visitar solo en tours privados. Situado cerca de dos horas de Santiago, es un poco más de una trekking de un día, pero merece la pena conocer una de las ciudades históricas mineras chilenas.

 

 

 

Valparaiso y Viña Emiliana

Primero fuimos a recoger una pareja estadounidense y partimos para Valparaíso los tres. Javiera nos contó el plan básico para el día y nos advirtió que en algún momento era probable que lloviera.

Llegamos al centro de Valparaíso alrededor de 1 hora y media, pasamos por el congreso de Chile además de la primera biblioteca pública de Sudamérica. Nos estacionamos en una de las plazas grandes, al lado de la primera estación de bomberos del continente. Valparaíso es una ciudad rica en historia. Una vez fue el puerto más grande de Sudamérica, y era una de las ciudades más importantes cuando los españoles colonizaron la región. De hecho fue fundada antes de Santiago, en 1536. Hoy en día es el hogar de 300.000 personas, pero el puerto ya no es el más importante de la región, ni mucho menos del continente. Es una fuente de constante inspiración, siendo la ciudad con más grafitis de Sudamérica.

 

Es una de las ciudades más coloridas que he visitado. Por donde mires hay una avenida de casas coloridas, o un mural majestuoso en el lado de un edifico medio derrumbado y sin importancia. Lo que la hace más hermosa son sus 44 cerros.

 

Muchos de ellos tienen ascensores conocidos como funiculares, que van hasta la cumbre. La mayoría tienen más de 100 años, y como muchos edificios de la ciudad, se nota. Sólo 8 de estos funiculares funcionan, pero hay un movimiento dirigido a re-abrir todos los que están cerrados (más de 20) y devolver a Valparaíso la gloria de antaño.

 

En la Plaza Sotomayor, donde nos paramos, hay un monumento gigante en el centro.

 

Este monumento era para conmemorar a los héroes de la Guerra del Pacífico, donde Chile luchó contra Perú y Bolivia al norte en 1879-1883. Ganaron los chilenos y lograron cortar el acceso al mar para Bolivia, llevándose la región Atacama. Sin embargo, durante la guerra, con todas las fuerzas chilenas estando en el norte, Argentina tomó la oportunidad de invadir Patagonia del este y tomar el control. Esto le dio a Chile su larga forma serpentina.

En 1906, un fuerte terremoto dio con Valparaíso y sólo 2 edificios se quedaron de pie en esta plaza. Se nota que la arquitectura aquí es única, hay edificios de oficinas modernos al lado de edificios del siglo XVIII con su decoración original.

 

Cuando salíamos de la Plaza Sotomayor, Javiera nos contó que al Starbucks que está en la plaza le va mal, al igual que a McDonald’s antes. Valparaíso es una de las únicas ciudades del mundo donde un McDonald’s fracasó y tuvo que cerrar. Pero en Viña del Mar, a sólo 10 minutos de aquí, tiene 3 restaurantes.
Mientras caminábamos más adentro de la ciudad colorida, Javiera explicaba que los marineros pintaban sus casas de colores prendidos para encontrarlas fácilmente al llegar al puerto. En sus primeros días, el pueblo era hecho de madera y barro y piratas como Francis Drake venían a quemarlo todo, saqueando como vikingos.

 

Caminamos alrededor de dos horas desde ahí, por todas las calles pintadas de grafitis. Es como si la ciudad entera fuera un museo de arte gigante. Por donde mires, hay algún tipo de arte callejera. Uno de mis lugares favoritos es encima de la funicular Reina Victoria. Hay un cerro con peldaños pintados y los de arriba dicen “No somos Hippies. Somos Happies.”

 

Hacia el final de nuestro paseo por las calles estrechas y empinadas, empezó a llover. Nos devolvimos al bus y subimos el Cerro Artillería para almorzar con vistas al puerto. Estaba algo nublado, pero igual se podía ver toda la bahía de Valparaíso.

 

Había probado la reineta la vez anterior en Valparaíso, así que pedí un buen plato de salmón con salsa húngara. No estoy seguro del por qué la salsa se llamaba así, era de champiñones y camarones, pero estaba absolutamente deliciosa. La comida me gustó muchísimo y también la vista a la bahía.
Cuando terminamos, nos despedimos de Valparaíso y fuimos a la Viña Emiliana, el viñedo orgánico más grande del mundo.

 

Ya llovía mucho. Christian, nuestro guía para la viña, tenía mucha pasión por su trabajo y la excursión fue buena.

Nos mostró las distintas cosas que usan para hacer el abono, incluyendo dientes de león, estiércol de alpaca, y otras hierbas y plantas.

 

Hubiéramos visto más pero la lluvia era demasiada y los demás pidieron devolvernos. Una vez adentro, tuvimos una degustación de vinos. No soporto el vino en general, así que me dieron un vaso aún más pequeño de las 4 muestras pero los estadounidenses parecían disfrutarlas así que no me crean a mí. Se compraron una botella después.

 

El queso estaba rico. El último queso – se me olvida como se llamaba – estaba divino.
Cuando terminamos nos devolvimos a Santiago. Javiera nos contó de muchos lugares que ver en la ciudad y ofreció enviarnos más por WhatsApp. También nos contó historias interesantes de sus aventuras por el mundo. Ha viajado por Latinoamérica, África y Europa y tiene muchos cuentos de locos.

Llegamos de vuelta en Santiago alrededor de las 6, y nos dejaron. Todo me hizo querer visitar Valparaíso de nuevo antes de que me vaya. La excursión fue excelente y la ciudad es única.

 

Cajón del Maipo – Embalse el Yeso

Eran las 8:25 cuando partimos. Todos estaban a bordo y Felipe sugirió que descansáramos durante el viaje fuera de la ciudad. Primero habló en español (3 de los pasajeros eran argentinos, 4 brasileños, 1 chino, 1 estadounidense, y yo, de Inglaterra), luego repitió en inglés.

Nos demoramos alrededor de una hora en llegar a la pequeña cafetería en la entrada del cañón, donde paramos para tomarnos algo caliente. También nos comimos un trozo de pastel cada uno. El grupo empezó a conversar y aprendimos de donde éramos todos y a dónde íbamos.

Aún tenía cara de sueño cuando entramos a la cafetería, pero durante el viaje después, el paisaje se cristalizó. Nos adentrábamos en un valle verde, con muros montañosos a los dos lados de la carretera, cumbres nevadas que parecen crecer mientras nos acercábamos. Esto era el Cajón del Maipo. Esto era lo que había visto en todas las fotos.
El guía dominaba el inglés excelentemente. Era simpático y dispuesto a contestar cualquier pregunta, no solamente sobre la excursión sino sobre Chile en general. Pasamos por el pueblecito de San José de Maipo, establecido en 1792. Para llegar a ser un pueblo oficialmente, tuvieron que construir una pequeña iglesia, un hospital, y un edificio de la municipalidad. Originalmente era el hogar de los mineros de la zona, quienes extraían plata y oro. Hoy en día venden productos artesanales hechos de los minerales preciosos.

 

El guía continuó hablando mientras pasamos por el pueblo y los cañones alrededor. El río Maipo que atraviesa este valle, serpenteando por el terreno irregular, tiene mucha importancia para Santiago. Provee electricidad para la capital y también sirve de portal con la naturaleza, con muchas opciones a la hora de hacer deportes de aventura. Puedes andar en kayak y rafting en el río, y muchos santiaguinos vienen aquí los fines de semana para escaparse de la contaminación de la ciudad. El fresco aire de montaña te refresca el cuerpo y te aclara la mente.

Avanzamos más adentro del cañón. Pasamos por el lado de una pequeña vía de tren con algunos trenes estacionados. Felipe nos explicó que antes los trenes llevaban cobre de las minas hasta Santiago. En 1985, removieron la mayoría de la vía. Además Pinochet vivió aquí. Vimos su casa, pero yo tenía que estar absorbiendo tanta información tan rápidamente que en realidad yo no la vi. Está en el valle en alguna parte. Estoy seguro.

Antes de que pudiera contemplar lo que había hecho Pinochet, estábamos corriendo por otro pueblecito, aprendiendo sobre los almendros de la región – la exportación más importante del Cajón del Maipo.

Finalmente pudimos estirarnos y sacar algunas fotos. Se podía ver el glaciar encima de la cumbre de la montaña – un bloque gigante de hielo, posado precariamente en el borde.

El sitio parecía estar lleno de refugios antibombas grandes. Parecían algo de una película de guerra, pero Felipe nos dijo que estaban ocupados entre 1953-1964 por los constructores de la represa cercana. Tienen techos curvados para desviar el viento y la nieve. Sin embargo, no tienen ventanas, y los constructores tenían que vivir en condiciones congeladas durante todo el proyecto.

 

 

Después fuimos en vehículo hasta la represa, que queda a un paso, donde nos bajamos nuevamente para conocer el hermoso rincón de cuatros vientos. No es difícil ver como se ganó ese nombre. Por donde mires, el viento te bofetea, el polvo te arde los ojos y se mete detrás de tus párpados. Tornados en miniatura golpean el agua en la distancia.

 

Un grupo de turistas estaban en el rincón, luchando por quedarse de pie para sacarse selfies.

 

Saqué algunas fotos para mí. El embalse era muy lindo. Las montañas nevadas mejoraron la apariencia del embalse artificial.

 

Después de un corto viaje de vuelta por donde habíamos venido, nos paramos en el lado de la carretera y Felipe nos dijo que había montado un picnic. Había una mesa en un pequeño cerro, con una cascada en las rocas detrás. Habían aceitunas, trozos de zanahoria, y pan. La salsa para el pan era una mezcla de salsa de soja, semillas de sésamo, y queso crema. Es una mezcla muy rara, una que ya había visto a otro chileno comer esa misma semana. Son tres cosas que personalmente yo no juntaría, pero me sorprendió con lo rico que estaba. A lo mejor se come en otras partes y soy yo que no lo conozco, o quizás es una exquisitez moderna de Chile. Como sea, vale la pena probarlo.
Habían unas botellas de vino para compartir entre el grupo, también. No me gusta mucho el vino, pero lo probé.

 

Continue reading «Cajón del Maipo – Embalse el Yeso»

Los 5 Mejores Tours en Bicicleta de Chile

El glorioso terreno de Chile es rico en color, lagos y saltos, y la mejor forma de verlos de cerca es ir en bicicleta por sus tierras. Puede que parezca un logro difícil, pero hay muchas formas de ir en bicicleta por Chile y disfrutar a la vez de sus paisajes, viñas y playas.

Lo mejor de desplazarse en bicicleta es la libertad. Puedes simplemente parar en donde quieras y sacar fotos, y no tienes que preocuparte de que tu viaje perjudique el paisaje increíblemente hermoso de Chile.

Estas son las mejores cinco excursiones en bicicleta que deberías hacer para ver lo mejor de Chile:

 

BikeTours
BikeTours

 

Excursión lagos y volcanes del sur

Explora la región sureña de Chile en bicicleta y observa las rocas volcánicas y lagos relucientes en el modo de transporte más natural de todos: la bicicleta. Puede que parezca un logro imposible atravesar el paisaje glacial del sur en bicicleta, pero en realidad el terreno agrícola fértil y los bosques densos son el mejor entorno para una aventura en bici. Ve la espectacular cordillera de cerca además de algunos de los parques nacionales más asombrosos de la zona. También puedes pasar por cerca de los volcanes Lanín, pasar por la Reserva Biológica Huilo Huilo y las carreteras recién pavimentadas que encierran el hermoso Lago Ranco, tomando la ruta de los antiguos pobladores alemanes. El clima también es perfecto para ir en bicicleta, alrededor de 18 grados la mayoría del tiempo.

Puerto Varas Mountain Bike tour

 

Hasta la frontera en bicicleta

Ve a la frontera argentina en bicicleta y verás algunas de las vistas más espectaculares de la región en el camino, incluyendo glaciares, parques nacionales y bosques antiguos. Los Andes marcan la línea entre los dos países, y esta excursión te lleva por algunos de los senderos indígenas originales, creados por unos de los primeros en habitar el continente. Esta excursión es únicamente local, con paradas en aldeas locales además de bosques vírgenes, y hasta los senderos de la costa pacífica en la Región de los Ríos.

BikeTours
BikeTours

 

La tierra del vino chileno

Esta cicletada del vino te llevará desde Santiago hasta el hermoso pueblo de Zúñiga, donde disfrutarás andando por los viñedos de este lindo pueblecito. La ruta pasa por muchos otros hermosos pueblos chilenos también en esta celebración del vino, con molinos tradicionales y la más famosa región vinícola de Chile, el Valle Colchagua. La excursión también se para en la capital vinícola de Chile, Santa Cruz, ubicada en el Valle de Apalta. Prueba unos de los vinos más históricos de Chile aquí, además de las más nuevas selecciones de ecovinos. El tour te llevará hasta las maravillosas orillas de la Costa Pacífica, donde las playas naturales, hermosas y aisladas proporcionan algo de descanso después de tanto andar en bicicleta, antes de volver en lanzadera hasta Santiago.

Bicycle tours patagonia ecochile

 

Bicicleta en la Patagonia

Empieza tu excursión en las tierras del lago Bariloche con espectaculares vistas a la cordillera y al lago. Disfruta de un mágico traslado en lancha y viaja por el Parque Nacional Arrayanes, el hogar de la arena arrayan muy única de Sudamérica, antes de ir en bicicleta desde el Lago Espejo hasta el Paso Cardenal Samoré. Cuando llegues ahí, te esperarán unas termas divinas donde podrás relajarte y descansar los músculos. Explora el Lago Llanquihue en bici, con vistas a los volcanes Osorno y Calbuco. La excursión también te llevará por tierras agrícolas hermosas con saltos espectaculares como los de Petrohue, y Puerto Varas – un pueblecito sobre el lago donde completarás tu viaje en bicicleta.

santiago bike tour

 

Santiago y sus alrededores

Partiendo de Santiago, dirígete hacia el Valle Casablanca, conocido por sus deliciosos vinos y eucaliptos prístinos. Irás en bicicleta por los senderos del Valle San Antonio, bordeados por las montañas de los Andes, donde la degustación de vinos y la equitación son pasatiempos populares. Una parada en la colorida ciudad de Valparaíso también es parte del itinerario, antes de ir a la costa, al pueblo litoral de Matanzas. Te dirigirás de vuelta hacia otra bella región vinícola, el Valle de Apalta, para terminar tu excursión en el destino vinícola premium de Chile antes de regresar a Santiago.

Tours exclusivos en Chile

San Pedro de Atacama

Lama walk San Pedro
Photo: chile.travel

Caravana Ancestral

Conoce el terreno único del desierto Atacama, como lo hizo la antigua gente de Atacama, en el tour Caravana Ancestral. Haz trekking con llamas andinas tradicionales junto con comunidades locales y gente indígena, compartiendo sus costumbres y cultura en el camino. El tour es una gran manera de aprender más sobre las culturas tradicionales del desierto, y conectarse con la gente local.

 

Atacama Ballooning
Photo: Atacama Ballooning

Paseo en Globo Aerostático

Ve el desierto desde otra perspectiva en un paseo mágico en globo aerostático sobre el desierto. “Balloons Over Atacama”, operado por Eastern Safaris, ofrece paseos diarios sobre el desierto Atacama y cerca de San Pedro de Atacama con vistas a los salares sin fin, volcanes impresionantes, y formaciones rocosas. Cada vuelo puede llevar hasta 16 pasajeros, y también se dispone de una opción premium que incluye un vaso de vino espumoso al final y una foto del vuelo.

Isla de Pascua

Photo: imaginaisladepascua
Photo: imaginaisladepascua

Excursiones de pesca en Rapa Nui

Explora Rapa Nui y aprende más sobre la tradición nativa de la pesca y la cocina en esta excursión de media jornada de la isla. Con la ayuda de un pescador nativo de Rapa Nui, aprenderás las técnicas básicas detrás de la pesca en la isla, y luego pescarás tú en sus aguas. La captura del día será preparado y cocido sobre las rocas volcánicas calientes naturales de la isla para crear el plato tradicional “Tuni Ahi”, que se sirve sobre hojas de banano.

 

Photo: Hangaroa.cl
Photo: Hangaroa.cl

Montar a caballo en Rapa Nui

Explorar la isla montado a caballo es una de las mejores formas de descubrir la belleza natural de la región y reducir tu huella de carbono. La experiencia típica de Rapa Nui te llevará a unas de las áreas más remotas de la isla a las que sólo se puede llegar usando este modo de transporte tradicional. Además, no es necesario que tengas experiencia en la equitación para realizar este viaje al pasado. Es una experiencia tranquila y cautivadora que lleva a personas de todo nivel de conocimiento por regiones como Rano Raraku, Orongo y el Monte Terevaka.

Santiago y Chile Central

penguins zapallar

 

Excursión para ver pingüinos en Cachagua

Deja atrás el bullicio de la capital y dirígete hacia las hermosas playas e islas cerca de los pueblos de Cachagua y Zapallar. Conocidos por sus riquísimos mariscos y paisajes impresionantes, los pueblos ofrecen acceso a la aislada y protegida Isla Humboldt, también conocida como la Isla de Pingüinos. Disfrutarás de la magia del campo chileno en camino a la costa, con sus paltos y viñas. Luego tomarás una lancha para ir a saludar a la colonia de pingüinos que vive en la Isla Humboldt. También tendrás tiempo para bañarte y tomar el sol en bahías escondidas, y probar los mariscos de la región.

 

IMG_2259

 

Excursión trekking en la nieve desde Santiago

Ponte los snowshoes y haz trekking por el corazón de la cordillera en esta experiencia única guiada por expertos. La excursión parte desde Santiago con un guía experto alpinista, para el valle Cajón del Maipo. Disfrutarás de vistas espectaculares de la cordillera y las cumbres nevadas mientras subes y cuando finalmente alcances Aguas Panimávida. Guías expertos de la región harán que la experiencia sea aún mejor contando historias sobre las montañas y los volcanes antes de dirigirse de vuelta al pueblo San Jose del Maipo para disfrutar una sabrosa empanada chilena.

 

Región de los Lagos

ecochile.travel
chile.travel

Parque Nacional Alerce Andino

El distrito de lagos del sur de Chile es uno de los paisajes más dramáticos del país, y esta excursión te llevará a una de las joyas naturales más valiosas de la región, el antiguo alerce. Este árbol fue convertido en un monumento nacional en 1976 y mide 45 metros de altura y 4 de ancho. Ubicado en el Parque Nacional Alerce Andino, este tour te llevará por bosques antiguos y ofrece vistas al volcán Calbuco y a la cordillera andina de Patagonia. Caminarás por tres lindos senderos, incluyendo una caminata por un salto, y tiempo suficiente para relajarse y disfrutar del paisaje.

 

Photo: Guillermo Retamal
Photo: Guillermo Retamal

Chiloé

Ubicado en la región de Los Lagos, el tour de la Isla de Chiloé parte desde Puerto Varas o Puerto Montt. Tomarás el ferry por el océano Pacífico hasta llegar a la isla, que es la quinta más grande de Sudamérica. Visita el pueblo más viejo de la Isla, Chacao, y sus iglesias y arquitectura nativas construidas en 1567 y registradas como Patrimonio Mundial UNESCO. La excursión también incluye una visita a Castro, la capital y la tercera más antigua ciudad de todo Chile. Visitas tendrán la oportunidad de comprar en los pueblos y la ciudad y probar la comida de un restaurante típico de Chiloé.

 

Photo: feel patagonia
Photo: feel patagonia

Patagonia

Observar ballenas desde Punta Arenas

Viaja por el primer Parque Nacional Marino de Chile, Francisco Coloane, y observa unas de las criaturas más majestuosas del mundo – ballenas jorobadas. Conoce estos animales maravillosos desde cerca, rodeado por paisaje virgen impresionante, incluyendo glaciares colgantes en la cordillera Darwin mientras navegas por el parque y las regiones vecinas. También tendrás la oportunidad de ver algunos de los otros habitantes del parque, incluyendo pingüinos de Magallanes, lobos marinos, toninas, albatroses y elefantes marinos.

 

 

Photo: celebratebig
Photo: celebratebig

Trekking en el hielo en el Glaciar Grey

No hay nada tan impresionante que caminar sobre un glaciar. Con Big Foot Patagonia, puedes hacer trekking en el hielo sobre el Glaciar Grey, y serán los únicos turistas del lugar. Con la ayuda de un guía experto, se te proporcionará el equipo necesario para subir y caminar las 2.5 horas por grietas, ríos, lagunas y túneles en el prístino Glaciar Grey. Visitas con problemas de rodilla deberán consultar con un guía antes de reservar.

 

4 Sabores que debes descubrir en Chile

Las preparaciones culinarias criollas son siempre una invitación para adentrarse y comprender un poco más sobre la identidad cultural de una zona.

Si eres de los viajeros que disfrutan de probar, y andan en busca de preparaciones locales, aquí comparto algunas recomendaciones, para que las tengas presente, cuando te encuentres en:

 

1) San Pedro de Atacama:  Helado de rica rica

Rica-Rica-Ice-Cream

 

En el desierto más árido del mundo, las tierras de San Pedro de Atacama y sus alrededores guardan cultivos milenarios como la rica rica, un arbusto silvestre de textura rugosa, que abunda y cuya hoja verde de aroma intenso se utiliza en diversas preparaciones como postres, infusiones, platos salados e incluso tragos, como el pisco sour de rica rica.

En Babalu Heladería, en pleno pueblo de San Pedro, puedes deleitar un helado de Ricarica que refrescará tu día. Además de helados de otras especies vegetales de la zona como el de chañar, de hoja de coca y ayrampo.

Dirección: Calle Caracoles 160 – caracoles419.

 

2) Santiago: Mote con huesillo

Mote-con-Huesillo-Santiago

Una de las bebidas chilenas más típicas de la zona central, que aparece cada año cuando las temperaturas comienzan a elevarse anunciando la llegada del verano.

Esta preparación de trigo, agua, duraznos secos rehidratados y chancaca, se toma bien helada desde tiempos coloniales y hoy los chilenos sabemos que hacer para calmar el calor, la sed y el hambre: Tomar un mote con huesillo!

En Santiago hay muchas opciones, recomiendo ir a la que me conquistó rápidamente; En la cumbre del cerro San Cristobal, cerca de donde esta la estatua de la virgen María encontrarás dos kioscos que ofrecen la bebida, ambos con preparaciones de buena calidad.

Dirección: Pio Nono 450, Parque Metropolitano.

 

3) Pucón y los piñones de Currarehue, sabor mapuche

Piñones-Curarrehue

A 38km  al este de Pucón, vive Anita Epulef, una mujer mapuche pehuenche que tiene una cocinería a las afueras de la localidad de Curarrehue.

Desde tiempos inmemoriales los pehuenches recorren los milenarios bosques de pehuen o araucarias, recolectando sus semillas; uno de los ingredientes más importantes de su dieta tradicional: El piñon

Es gastronomía Mapuche, vegetariana y nutritiva.

Carretera, 39 – Km.38,  Curarrehue , Región Araucania

 

4) Chiloé: Mercado de Dalcahue, patio de comida del archipiélago.

Dalcahue-Chiloe-Food

El fragmentado territorio de Chiloé es una muestra única de la gastronomía chilena y, en el mercado de Dalcahue, es donde se reúne la mayoría de las preparaciones tradicionales del archipiélago.

Las cocinerías, construidas como palafito y con estética de barco por dentro y por fuera, te invitan a navegar con sus tradicionales sabores, como la empanada chilota clásica: de navajuela, un marisco fácil de confundir con la macha, además de la cazuela chilota de luche (alga rojiza abundante en las costas chilenas), el chapalele, milcao, chuañe; éstas tres últimas, son preparaciones con papa.  Las tierras chilotas, son ideales para el cultivo de la papa, existen mas de 287 variedades.